§29. La Herida Que Cura Todas las Heridas: Mindfulness, el Cuidado, y el Recuerdo de la Alegría.

Conferencia de Saki Santorelli F.

Ver vídeo
Ver vídeo
Anfiteatro Ramón y Cajal. Facultad de Medicina de la UCM.
Día 22 Septiembre 2016 De 18:00 a 19:15
Conferencia de Saki Santorelli F.

Descripción del curso

La Herida Que Cura Todas las Heridas: Mindfulness, el Cuidado, y el Recuerdo de la Alegría.

No gires la cabeza.

Sigue buscando en el lugar vendado.

Ahí es por donde entra en ti la Luz.

– Rumi (siglo 13)

 

 

Mirado de cerca, en aras de la hospitalidad, pronto descubrimos que una buena parte de la insatisfacción y del sentido de que las cosas “no estén del todo” bien en nuestra vida, surge de una sensación de sentirse separado. Este sentimiento podría incluir una sensación de desconexión del uno mismo (self), del otro, de las culturas y las comunidades que habitamos, o de las organizaciones en las que trabajamos.

 

Tales sentimientos nos visitan a cada uno de nosotros y son una fuente de sufrimiento a lo largo de toda la vida. Cuando estos sentimientos persisten, podemos llegar a sentirnos aislados, agotados y “quemados”. Como ya sabemos, la experiencia de separación es una potente herida. En el contexto de la medicina occidental se encarna en el antiguo mito griego de Chiron – el sanador herido – y, por extensión, en el linaje de la medicina. Tan real hoy en día como lo fue hace 2.500 años, no es de extrañar que los temas arquetípicos del sufrimiento, el servicio y la restauración de la integridad estén tan profundamente arraigados en nuestras tradiciones de curación occidentales.

 

Para superar esta herida y descubrir su integridad inherente, Chiron tuvo que renunciar a algo muy valioso – su identidad construida. Siguiendo el método de Chiron, vamos a examinar esta herida, a tomarnos el tiempo para descubrir cómo acercarnos a ella, lo que podría tener que enseñarnos, y cómo el mindfulness se presta a un acercamiento a nuestras vulnerabilidades humanas con curiosidad, sensibilidad y tenacidad.

 

A través de nuestra voluntad de prestar atención a este “lugar vendado”, tal vez podamos descubrir el lugar por donde “entra la luz” en nosotros y nos ofrece un portal que nos re-conecta con las fuentes de alegría que nos llamaron a sanar y a una vida de servicio.

 

Objetivos de aprendizaje:

  1. Aumentar la conciencia de uno mismo,
  2. Reconocer las raíces arquetípicas de la medicina occidental presentes en la vida cotidiana,
  3. Honrar la llamada a servir y a sanar,
  4. Cultivar la curiosidad, la frescura y la presencia en nuestro trabajo,
  5. Promover la salud, la profesionalidad y la resiliencia del practicante
  6. Generar formas sencillas de recordar nuestra alegría y plenitud

Foto de Portada por Ramon Piñeiro (se han aplicado efectos a la foto)