Entrenamiento en el Cultivo de la Compasión (CCT): Descripción del programa e investigación

por Gonzalo Brito corazón, Investigación, Mindfulness
Entrenamiento en el Cultivo de la Compasión (CCT): Descripción del programa e investigación

Actualmente y hasta el 7 de diciembre del 2019 Nirakara esta recibiendo solicitudes para formarse como instructor del programa CCT en el 2020. Puedes ver toda la información  en este enlace.

Si bien la compasión ha sido reconocida como un elemento clave en el ámbito del cuidado, se sabe poco acerca de cómo se puede entrenar eficazmente a las personas en el desarrollo de esta cualidad. En este fragmento del libro, recientemente publicado, Handbook of Mindfulness-Based programs, se presenta el Compassion Cultivation Training (CCT), un programa psicoeducativo grupal de 8 semanas diseñado para formar a las personas en el cultivo de la compasión por uno mismo y por los demás a través del entrenamiento mental formal e informal, el diálogo grupal y los ejercicios relacionales.

Desarrollado en el Center for Compassion and Altruism Research and Education (CCARE) de la Universidad de Stanford, el Compassion Cultivation Training (CCT) es un protocolo de educación grupal contemplativa de 8 semanas basado en las enseñanzas tradicionales del budismo tibetano y en la psicología contemporánea impartida en lenguaje y formato secular (…). Compassion Cultivation Training (CCT) es un programa de 8 semanas que combina conocimientos de las tradiciones de sabiduría, prácticas de meditación e investigación científica sobre psicología, neurociencia, meditación y compasión.

El plan de estudios de CCT lleva gradualmente a los participantes, a través de un entrenamiento experiencial, a desarrollar la intención, el enfoque mental y la conciencia de los hábitos mentales, así como a cultivar la compasión, definida como la conciencia del sufrimiento en uno mismo y en los demás unida a la motivación de aliviarlo y prevenirlo (Jazaieri et al., 2013). Thupten Jinpa, el autor principal del programa, describe el curso con estas palabras: «Lo que CCT pretende hacer es que las personas sean más conscientes y estén más conectadas con su naturaleza compasiva, de modo que su respuesta instintiva a una situación dada provenga de ese punto de vista compasivo y comprensivo, en vez de desde un juicio negativo y excesivo» (Jinpa, 2011).

CCT emplea un modelo de enseñanza y aprendizaje basado en la indagación que enfatiza el descubrimiento, la contemplación y la reflexión (Jinpa, 2010). Los instructores de CCT sirven como facilitadores y cocreadores, explorando preguntas significativas junto a sus estudiantes. Asimismo, se anima a los estudiantes a involucrarse activamente con el material y los conceptos relacionados a la compasión, así como con sus compañeros de clase, a lo largo del curso. El programa CCT comprende:

  • Clases semanales de 2 horas que incluyen discusión, escucha en grupos pequeños y en pareja, y ejercicios de comunicación
  • Prácticas diarias de meditación guiada para desarrollar la bondad, la empatía y la compasión por uno mismo y por los demás
  • Prácticas informales – tareas para practicar pensamientos y acciones compasivas

El programa de CCT consta de seis pasos (Jinpa 2010; Jazaieri et al. 2013, 2014). El paso 1 implica asentar la mente y aprender a enfocar la atención. Los pasos 2 a 5 están dedicados a cultivar la compasión. Incluyen la bondad amorosa y la compasión por un ser querido (paso 2); la bondad amorosa y la compasión por uno mismo (paso 3); establecer las bases de la compasión hacia los demás al abrazar la humanidad compartida y apreciar la profunda interconexión entre uno mismo y los demás (paso 4); y la compasión por los demás, incluyendo a todos los seres (paso 5).

Estos cinco pasos son seguidos por la práctica de la compasión activa (paso 6) -la práctica de «dar y tomar» (tib. «Tonglen») en la cual se imagina aliviar el dolor y la angustia de los demás y ofrecerles la propia paz y felicidad-. Finalmente, en la octava semana, los participantes de CCT aprenden una práctica de compasión integrada, una combinación de los pasos anteriores, que puede ser adoptada como práctica diaria tras el final del curso.

A partir del segundo paso, los participantes son expuestos a imágenes de sufrimiento en las meditaciones guiadas e invitados a reflexionar sobre ellas. Si bien esta estrategia puede parecer contradictoria para un programa de meditación destinado a generar bienestar, es coherente con la comprensión de la compasión como conciencia del sufrimiento acompañada de una motivación sincera para aliviarlo. Al conectar conscientemente con estas imágenes y generar el deseo de aliviar el sufrimiento en la meditación, los participantes se entrenan en el cambio del hábito reactivo de evitar el sufrimiento y, más bien, desarrollar la tolerancia al distrés y la fuerza interior para enfrentar el sufrimiento con una actitud constructiva, estable y proactiva.

Las herramientas para el aprendizaje de CCT consisten en una combinación de prácticas meditativas (concentración, conciencia abierta, meditación compasiva y meditación de la bondad amorosa); imágenes (por ejemplo, el desarrollo de una imagen ideal de un ser compasivo); ejercicios relacionales en díadas, tríadas y con todo el grupo (por ejemplo, conversación atenta, escucha empática, no reactividad); reflexiones sobre un tema; y prácticas informales (por ejemplo, en la vida diaria, identificar el sufrimiento detrás de las actitudes negativas de los demás, o reflexionar sobre el hecho de que, «tal como yo», las demás personas también quieren ser felices y estar libres de sufrimiento).

Debido a que la compasión es fundamentalmente relacional, el ambiente de aprendizaje en grupo, los ejercicios relacionales, el modelado de las interacciones compasivas por parte del instructor y la naturaleza experiencial del curso son componentes cruciales del aprendizaje.

Objetivos de CCT

En CCT, uno de los objetivos principales es regular los impulsos individualistas y autocentrados que pueden crear sentimientos de aislamiento, separación, hipercompetitividad y falta de sentido.

En una entrevista, el autor principal, Thupten Jinpa, explicó sus expectativas sobre el curso CCT en respuesta a la pregunta: «¿Qué te gustaría ver de una persona graduada en el entrenamiento compasivo?

Un par de cosas. Una es que creo que las personas que toman el curso probablemente se sentirán más cómodas dentro de sí mismas, una especie de asentamiento, de hacerse más amigas de sí mismas, lo que crea un oasis de asentamiento y se expresa en la forma en que tratas a las personas que te rodean. También se espera que cree una perspectiva más optimista sobre el mundo en el día a día, aunque no espero que la gente empiece a unirse a los Cuerpos de Paz (de Estados Unidos). No hemos establecido una fuerte conexión entre la acción y el estado de ánimo en este protocolo en particular, ya que eso puede ser bastante problemático. Pero la idea es que la gente sienta una mayor sensación de bienestar en su interior, que luego se traducirá, de manera natural, en formas de tratar o interactuar con los demás, formas en las que verán el mundo y actuarán dentro de él .

(Jinpa, 2011)

Investigación cuantitativa sobre los efectos de CCT

Hasta la fecha se han publicado ocho estudios y un capítulo de libro sobre los efectos de CCT. Cinco de los trabajos (Goldin & Jazaieri, 2017a; Jazaieri et al, 2013, 2014, 2015, 2017) se basan en un estudio controlado aleatorizado (n = 100) con 60 adultos en el grupo CCT de intervención y 40 adultos en la condición de control en lista de espera. Cada trabajo investiga diferentes variables psicológicas autorreportadas a través del uso de cuestionarios, recogida de datos y diarios. Dentro de estos cinco estudios, en comparación con el grupo de control en lista de espera, CCT se asoció con:

  • Aumento de la compasión por uno mismo (Jazaieri et al, 2015; Goldin & Jazaieri, 2017a) y otros (Jazaieri et al, 2013), y voluntad de ser un receptor de compasión (Jazaieri et al, 2013)
  • Disminución del miedo a la compasión por los demás, por uno mismo y por recibir compasión (Goldin & Jazaieri, 2017a)
  • Cambios en la experiencia emocional -aumento del afecto positivo, disminución del afecto negativo (Jazaieri et al, 2014) y estrés percibido (Jazaieri et al, 2017)
  • Cambios en la regulación de las emociones: aumento de la recontextualización cognitiva y la aceptación (Jazaieri et al, 2017) y disminución de la supresión de las emociones (Jazaieri et al, 2014, 2017)
  • Cambios en la regulación cognitiva: aumento de las habilidades de prestar atención (Jazaieri et al, 2014), y disminución de la divagación mental y de la rumiación negativa (Jazaieri et al, 2015)

En una notable contribución a la literatura de las intervenciones basadas en la compasión, Goldin & Jazaieri (2017a) investigaron si ciertas características de los participantes pueden moderar los efectos de CCT en la autocompasión y tres formas de miedo a la compasión (hacia uno mismo, hacia los demás y desde los demás). Los hallazgos indican que en la línea de base, características como la frecuencia de supresión de la expresión de las emociones y el estrés percibido, la autoeficacia de la reevaluación cognitiva (la creencia de que se puede implementar con éxito la reevaluación cognitiva) y la capacidad de prestar atención parecen moderar el impacto de CCT en la autocompasión, particularmente en términos de mejorar la autocompasión y reducir el miedo a la autocompasión.

Los otros dos estudios sobre CCT son estudios correlacionales, que investigan la relación entre variables: uno involucró a una muestra de doce adultos que experimentaban dolor crónico (Chapin et al, 2014), donde los participantes reportaron significativamente menos dolor e ira hacia su situación después de participar en un programa de CCT. Estos autoinformes fueron corroborados por los demás participantes. En línea con la investigación sobre MBSR, el estudio sugiere que CCT puede ayudar con el manejo del dolor.

El segundo estudio estuvo compuesto por 62 trabajadores sanitarios adultos y examinó el impacto de CCT en las medidas de agotamiento y satisfacción laboral (Scarlet et al, 2017). Haciéndose eco de estudios anteriores, CCT dio como resultado un aumento en las puntuaciones de autocompasión y atención plena, además de una disminución en los autoinformes de conflictos interpersonales.

Un octavo trabajo (Brito-Pons et al, 2018) informa sobre dos estudios con participantes de la ciudad de Santiago de Chile, el primero en estudiar una población fuera del oeste de los Estados Unidos. El primer estudio fue un estudio controlado aleatorizado (n=50), que evaluó la repercusión de CCT en diversas variables psicológicas y relacionales. En comparación con el grupo de control de la lista de espera, los participantes de CCT mostraron aumentos en la atención, la compasión hacia sí mismos y hacia los demás, la preocupación empática y la identificación con toda la humanidad, y disminuciones en el estrés, la depresión y el distrés empático. Dados estos hallazgos, los autores sugieren que las intervenciones basadas en la compasión, como  CCT, pueden ser particularmente beneficiosas para las profesiones en riesgo de agotamiento, «para las cuales permanecer emocionalmente conectados mientras se reduce el contagio emocional y el distrés empático es una clave para mantener la salud mental y física» (pp. 1452).

El segundo estudio (n = 58) investigó los efectos diferenciales entre una intervención compasiva explícita (CCT) y una intervención basada en la atención plena (MBI) que incluye implícitamente la compasión (MBSR). Esta es una contribución significativa a la literatura dada la escasez de estudios que comparen las intervenciones basadas en la compasión y las intervenciones basadas en mindfulness. Se encontró que tanto MBSR como CCT mejoraron la atención y la autocompasión, y el grupo de CCT mostró mayores cambios en la autocompasión en comparación con el grupo de MBSR. En el grupo de MBSR no se vio un cambio en la compasión por los demás ni en la identificación con toda la humanidad, mientras que el grupo de CCT reportó un cambio significativo en ambas medidas.

De manera interesante, tanto el grupo de CCT como el de MBSR observaron disminuciones en la angustia empática, sugiriendo que el efecto podría estar relacionado con el componente de atención plena de ambos entrenamientos, tal vez mediando la experiencia del contagio emocional mediante el fortalecimiento de la capacidad de diferenciación y regulación emocional sana entre uno mismo y los otros. Ambas intervenciones también redujeron síntomas depresivos y estrés, y mejoraron la satisfacción vital y la felicidad subjetiva, y el grupo de CCT mantuvo estos cambios durante el seguimiento en comparación con la satisfacción de vida en el grupo de MBSR.

A lo largo de las ocho investigaciones exploradas aquí, un rasgo común es la relación dosis-respuesta entre la cantidad de práctica de meditación y la mejora en los resultados: cuanto más practican los individuos las meditaciones de CCT, más mejoras tienden a experimentar en cuanto a la atención, la compasión y la regulación de las emociones. Este hallazgo de que más práctica de meditación conduce a cambios más fuertes y duraderos en varios resultados es un hallazgo consistente en la literatura de investigación de la meditación (por ejemplo, Lazar et al., 2005; MacLean et al., 2009; Rosenberg et al., 2015).

En líneas generales, mientras que la investigación sobre CCT está todavía, en términos relativos, en su etapa inicial, actualmente están en preparación varios estudios prometedores, al tiempo que el interés en investigar sus efectos continúa creciendo.

Investigación cualitativa sobre los efectos del CCT

Informes en primera persona sobre el impacto del programa CCT. En el estudio cualitativo de Waibel de 2015 sobre CCT, al describir el impacto general del cultivo de la compasión, los participantes en las entrevistas notaron un aumento en las emociones de conexión con los demás y describieron la compasión como la capacidad de permanecer presente -física, emocional y mentalmente- cuando otros están sufriendo.

Un participante del estudio expresó lo siguiente: «En general, estoy más a menudo totalmente presente con alguien». Otro participante describió la compasión como el valor de reconocer y estar presente en el sufrimiento:

Parte de la compasión es estar dispuesto a inclinarse hacia el sufrimiento, para, a través de la práctica, cultivar el coraje. Es tu habilidad para permanecer con el sufrimiento, y tu capacidad de poder hacerlo, lo que se expande.

Otros describieron el impacto de CCT en sus vidas con comentarios como: «No me estoy tomando todo tan en serio como antes y no me estoy estresando como antes», «Soy mucho menos reactivo», «Soy una persona más tranquila», «Hay menos angustia interna» y «La gratitud ha aumentado tremendamente -soy más consciente más cuando lo siento. Y lo siento con más frecuencia a causa de las clases». Otro participante explicó: «No es como si fuera un cambio de 180 grados, pero es un gran contraste con la forma en la que crecí y el instinto aprendido de autoprotección».

Ofrecerse compasión a uno mismo es especialmente importante para construir una «inmunidad» contra el agotamiento en campos en que los cuidadores y los profesionales sanitarios se enfrentan continuamente al sufrimiento (Burack, Irby, Carline, Root, & Larsen, 1999). Una participante, proveedora de servicios de salud en una organización donde el CCT se ofrece de manera habitual, explicó que ella y los compañeros de trabajo que han tomado CCT son «capaces de percibirse mutuamente como más tranquilos y nosotros somos, realmente, capaces de resolver los problemas de manera mucho más efectiva. También somos más efectivos en llegar a soluciones».

Los beneficios percibidos de CCT descritos por Waibel (2015) incluyen ejemplos de interacciones con compañeros de clase, familiares, amigos y extraños que pueden actuar como un espejo para que el individuo sepa si la respuesta compasiva está ocurriendo o no. Los participantes describieron un aprendizaje abierto, ambiguo, incompleto, cambiante y que vivía en las interacciones. El aprendizaje también se expresa en comentarios sobre el cambio de «pensar» a «ser», o de «pensar» a «indagar». Desde este punto de vista, el conocimiento no es una cosa a alcanzar, sino una flexibilidad: la capacidad de cambiar perspectivas y puntos de vista en momentos de reactividad o dificultad. Los hallazgos revelan que, en CCT, el conocimiento emerge en el pensamiento y la acción y se basa en la experiencia corporal y la relación.

(…)

Los datos cualitativos sobre CCT sugieren que el programa es percibido como útil tanto por los participantes como por sus entornos. De acuerdo con los participantes en los estudios cualitativos revisados aquí, el aprendizaje de la compasión supone un mayor sentido de propósito, conexión con el propio cuerpo y la experiencia inmediata, así como conexión con los demás. La investigación cualitativa revela la profundidad de las experiencias de aprendizaje de los adultos en el cultivo de la compasión. La pregunta de cómo responder mejor al sufrimiento de uno mismo y al de los demás es planteada por los individuos, independientemente de su religión, cultura o estatus socioeconómico. La compasión, una respuesta humana fundamental al sufrimiento, proporciona una forma valiente y nutritiva de responder al sufrimiento. A través de una mayor conciencia somática, meditación, interacción grupal y ejercicios de comunicación, la compasión se vuelve más accesible y automática para los estudiantes de CCT.

Autor: Gonzalo Brito

Desde los inicios de mi práctica clínica en Chile me ha interesado la integración entre la psicología occidental y las prácticas contemplativas […]

También te puede interesar